La prevención de riesgos laborales tras el Covid-19

La pandemia que el mundo actual está sufriendo ha cambiado nuestra sociedad y ahora que el “desconfinamiento” parece una realidad y una esperanza hacia la normalidad, también ha hecho plantear cambios en las empresas y los servicios de prevención de riesgos laborales.

El riesgo de contagio sigue presente y mientras no haya ninguna vacuna y/o tratamiento, las personas y las empresas deberán seguir aplicando medidas preventivas que pueden acabar siendo definitivas de cara el futuro, ya que este virus ha demostrado que la sociedad y la humanidad son más frágiles de lo que parecía y que en el futuro puede haber más amenazas como ésta en otras formas y nombres.

Las empresas deberán plantearse nuevas formas de trabajar y otras formas de comportamiento y hábitos; deberán aplicar medidas de distanciamiento entre trabajadores/as y la necesidad de aplicar protocolos de higiene y control exhaustivos para todos. La redistribución de las personas en las plantas de trabajo, controlando el número de las mismas, y la organización en las tareas para evitar contactos, puede ser una realidad de ahora en adelante.

Vivimos en una sociedad en la que, el contacto con nuestra clientela, genera confianza y proximidad, pero tendremos que aprender a cambiar los hábitos hacia una distancia que nos permita seguir ofreciendo estos servicios además de la seguridad y bienestar en las personas.

El teletrabajo ha permitido continuar haciendo el trabajo que se hacía desde la oficina y ha ayudado a muchas empresas a no cerrar o reducir su productividad, pero ha dejado patente que se necesita más formación para aprender a gestionar y optimizar las tareas y el tiempo, la gestión emocional y las competencias digitales. De cara a la vuelta a la normalidad, es una opción muy válida para descargar el volumen de personal en las empresas, mejorar la conciliación laboral-familiar en evitar los desplazamientos al lugar de trabajo y una ayuda vital para el medio ambiente, reduciendo el número de personas que utilizan el transporte público y las carreteras.

Todos estos cambios metodológicos y organizativos se irán haciendo a medida que se vayan reincorporando las personas y se vayan reevaluando los puestos de trabajo y las tareas a realizar, pero es evidente que el Coronavirus ha marcado un antes y un después en la prevención de riesgos laborales y la seguridad y salud que debemos proteger de nuestros trabajadores/as.

Screenshot 2020-04-21 at 13.55.47