Controles oficiales de los Estados miembros de las ventas de alimentos por Internet

La Comisión Europea ha publicado un nuevo informe sobre los controles oficiales de los Estados miembros de las ventas de alimentos por Internet. Se basa en una serie de misiones de investigación de 2017 a siete Estados miembros de la UE. La venta de alimentos vía internet se ha incrementado, tanto en cuanto al número de usuarios como por el número de empresas que ofrecen sus productos. Las conclusiones generales, junto con algunas buenas prácticas y los retos comunes de los Estados miembros, se pueden encontrar en el informe general.

Como las compras en línea son cada vez más populares, cada vez hay más empresas que aprovechan las nuevas oportunidades de negocio ofreciendo varios tipos de alimentos y complementos alimenticios para la venta en Internet. Sin embargo, los vendedores que ingresan en este mercado no siempre son conscientes de que los requisitos normativos de seguridad alimentaria de la UE que rigen las actividades comerciales tradicionales de los alimentos (es decir, normas de higiene y etiquetado) también son aplicables a las ventas realizadas en línea.

Los Estados miembros han integrado el control de las ventas de alimentos por Internet en sus sistemas de control oficiales existentes.

La Comisión Europea afirma que los controles oficiales sobre los alimentos que se venden a través de Internet siguen siendo insuficientes, aún que el efonque varía según el Estado miembro, ya que se ha adaptado a las estructuras de las autoridades comeptentes y depende de la prioridad atribuida por dichas autoridades a este ámbito. Así, el informe concluye que “los controles oficiales de los productos alimenticios vendidos por internet son bastante limitados y se centran principalmente en los explotadores de empresas alimentarias registrados. La mayoría de los incumplimientos detectados en los controles estaban relacionados principalmente con los requisitos de etiquetado y de las alegaciones de propiedades saludables. Se detectó algún caso de venta por internet de sustancias peligrosas en complementos alimenticios. Ha resultado difícil identificar a aquellos explotadores de empresas alimentarias presentes en la red que no estaban registrados, dado que los recursos atribuidos a este ámbito son relativamente limitados y que muchos de esos explotadores pueden entrar y salir de manera fácil y rápida del mercado en línea sin ser conscientes de sus responsabilidades. Además, las autoridades competentes se enfrentan al obstáculo adicional que supone la existencia de vendedores en línea que intentan por todos los medios eludir los controles oficiales cambiando su identidad digital.”

La proporción de productos alimenticios vendidos en línea es reducida si se compara con la de otros bienes, pero está previsto que aumente rápidamente en los próximos años. Esto traerá consigo nuevas oportunidades de negocio, pero también nuevos retos en relación con los controles oficiales de los productos alimenticios vendidos por esta vía. En este contexto, la cooperación y el intercambio de información entre las autoridades de los Estados miembros y entre las de los distintos Estados son fundamentales. Por último, se ha comprobado que la garantía de cumplimiento y la cooperación con terceros países son las principales dificultades para controlar eficazmente los productos alimenticios vendidos a través de internet.