Alerta en la seguridad alimentaria espanyola

Los últimos días han saltado las alarmas de la seguridad alimentaria en España. Por un lado un brote de listeriosis causado por la carne mechada contaminada de Magrudis, que ya ha provocado 3 muertes, 5 avortos y más de 250 afectados. Y del otro lado, DIA retiró 3420 latas de atún fabricadas por FRINSA, tras el aviso de una posible contaminación de toxina botulínica detectada por parte de las autoridades sanitarias.

listeriosisSegún informa EFEAgro, “los datos apuntalan esta teoría: en Europa, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se producen unos 23 millones de los 600 millones de casos anuales de intoxicaciones alimentaria en el mundo, y el número de muertes asciende a 5.000, de las cerca de 420.000 registradas a nivel global, lo que la convierte en la región con la tasa de decesos más baja por este motivo.” Por lo que, pese a la preocupación que generan a nivel social este tipo de alertas, “expertos y autoridades son unánimes: los niveles de seguridad son más altos que nunca y han mejorado de forma sensible en las últimas décadas, reduciendo el número de episodios y su mortalidad. Además, recuerdan que gracias precisamente a haber mejorado y protocolizado los controles también se detectan casos que antes ni siquiera se registraban.” añade la agencia.

Según informa la Organización colegial veterinaria española (OCV),  el presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, Luis Alberto Calvo pide:

  • incorporar a los veterinarios en el Sistema Nacional de Salud;
  • unificar los criterios en las inspecciones alimentarias, independientemente de la Administración encargada;
  • e incluir veterinarios en todas las empresas privadas que hacen los análisis de autocontrol.

Para Calvo, lo ideal sería que se hicieran dos inspecciones oficiales alimentaria al año a cada empresa, una para revisar su plan de higiene y otra para supervisar que se cumple el plan de autocontrol de seguridad alimentaria al que está obligada cada compañía.

De esta manera se acortarían los plazos de inspección en casos como el de Magrudis, que solamente estaba obligada a pasar una revisión cada 18 meses.

Calvo también quiso trasladar un mensaje de tranquilidad ante el brote de listeriosis en la carne mechada en Andalucía: “Esta enfermedad es una vieja conocida para los veterinarios, ni es nueva ni es peor que otras conocidas. En España la tasa anual supone aproximadamente, 0,6 casos por cada 100.000 habitantes, unos 250-300 contagios al año”.  Y añadió que “quizá tengamos un país excesivamente centrado en el carácter asistencial de la medicina, en detrimento y olvido de la prevención, que es de donde se contribuye de forma destacada al bienestar de nuestra sociedad”. Informa la Organización OCV.