Foodwatch Holanda denuncia la falsedad de algunos etiquetados “sin azúcar añadidos”

La organización de consumidores Foodwatch Holanda ha denunciado varios productos de marcas como Kellogg’s o Starbucks, logrando que retiren el mensaje “sin azúcares añadidos” de productos en los que lo utilizaban sin ser verdad, siendo un claro fraude al consumidor. Y es que si un consumidor cree en este tipo de publicidad y no lee el detalle de los ingredientes de las etiquetas de los productos, podría estar consumiendo alimentos que sí incluyen una forma de azúcar que ha sido añadida, por ejemplo, pasta de dátiles, concentrado de zumo de manzana, jarabe de remolacha azucarera, entre otros.

La denuncia que ha presentado Foodwatch Holanda al Comité del Código de Publicidad (RCC) de los Países Bajos, se fundamenta en los que indica el Registro de la UE en materia de nutrición y declaraciones de propiedades saludables, donde se especifica que el mensaje “sin azucares añadidos” sólo se puede utilizar si el producto no contiene azúcar o cualquier otro ingrediente que se utilice para endulzarlo, por lo que estas empresas incumplían claramente las condiciones al hacer uso de la mencionada leyenda.

Las compañías que han sido evaluadas por el Comité del Código de Publicidad en oposición a la regulación europea de reclamos son Kellogg’s, Starbucks, Albert Heijn, Jumbo, Hipp, Urban Fruit y Cawston Press.

Según Foodwatch, se utiliza la pasta de dátiles como un endulzante en productos como el Crunchy Muesli de Kellogg’s con albaricoques y semillas de calabaza, o el Muesli con almendras, anacardos y coco, contienen un 14% y un 15%. Esto significa que la cantidad de azúcar de estos productos supone un añadido de entre 12 y 16 gramos de azúcares por cada 100 gramos de producto, pero sin embargo, en ninguno de los dos productos aparece este ingrediente en la parte frontal del envase. En este contexto, Foodwatch afirma: “El hecho de que comemos demasiada azúcar en los Países Bajos con todas las consecuencias para nuestra salud es claro. Eso no es sorprendente si se considera que el azúcar se agrega en la mayoría de los productos (56%) en el supermercado. Que usted, como consumidor, con información falsa y seudónimos para los azúcares también en la pata incorrecta se ponga, es muy malo “.

Kellogg’s argumentó que utilizaba esta pasta de dátiles para unir los cereales con otros ingredientes, apuntando que se trata de azúcares naturales. Sin embargo, el RCC confirmó la queja realizada por Foodwatch, indicando que el nivel de dulzura agregado era demasiado elevado para que únicamente tuviera la finalidad de dar estructura al producto. Por ello, se ha pedido a la empresa que elimine el reclamo “sin azúcares añadidos” en los productos indicados que se comercializan en los Países Bajos y en otros países europeos. Claro que, este organismo no tiene autoridad para prohibir lo que se haga fuera de los Países Bajos, deberán ser las autoridades competentes de cada país, o la Unión Europea, la que obligue a eliminar el reclamo “sin azúcares añadidos”.

Otros ejemplos que se pueden mencionar son unas galletas con trocitos de manzana para niños de la empresa Hipp que contienen un 18% de concentrado de zumo de manzana para endulzarlas, la mermelada de manzana del minorista Albert Heijn que contiene como ingrediente principal un concentrado de remolacha azucarera, con lo que la mermelada tiene nada menos que un 61% de azúcares. También mencionan un zumo de tomate de Cawston Press que, a pesar del mensaje “sin azúcares añadidos”, tiene glucosa en sus ingredientes con el claro objetivo de endulzarlo. Se utilizan seudónimos del azúcar para endulzar los productos, es un modo de engañar a los consumidores con una información falsa, y no vale decir que los ingredientes utilizados son naturales.

 

Fuentes de información: