¿Imaginas una etiqueta alimentaria que informe del ejercicio necesario para quemar calorías?

Actualmente, las etiquetas de los alimentos deben detallar su contenido nutricional: las grasas, los hidratos de carbono y las proteínas, entre otros, así como las calorías.

Ahora una investigación realizada en el Reino Unido y publicada en el Journal of Epidemiology and Community Health, propone que se incluya también el ejercicio físico necesario para quemar las calorías de cada alimento que se compra.

1575973439910

La propuesta de etiqueta la han llamado PACE (siglas de “actividad física equivalente en calorías) y los autores de la investigación consideran que sería fácil de implementar:” Es una estrategia sencilla que los fabricantes pueden incluir fácilmente en los envases, y también en las etiquetas de los precios de los supermercados e incluso en los menús de los restaurantes o en puntos de venta de comida rápida. ”

“El etiquetado PACE muestra una promesa para reducir las calorías de los menús escogidos, y también las de la comida que se consume.”

Por ejemplo, que el etiquetado de una barrita de chocolate con leche de 229 calorías, especifique que habría que caminar 42 minutos o correr su 22 por consumirlas.

Y los resultados?
Esta “promesa” la basan en el análisis de 14 ensayos diferentes: dicen que el análisis demuestra que los participantes han comido 65 calorías menos por comida.

Cruzando estos datos con los resultados de otros tipos de etiquetado, concluyeron que el PACE podría conseguir una reducción de 200 calorías diarias por persona.

Esto es porque, a la hora de decidir qué compramos y qué comemos, saber el ejercicio necesario para quemarlo nos hace decidir por alimentos menos calóricos.

Reducir la obesidad

Si este etiquetado se combina con un incrment de ejercicio físico, puede ayudar a reducir la obesidad en la población, y las enfermedades asociadas que conlleva.